Cartel de la Semana Santa de Ferrol 2010

Hoy estamos de estreno!

Aún empezando estos nuevos “felices años veinte”, unos pocos vecinos de la ciudad departamental (¿hacía tiempo que no escuchabas lo de “departamental”, eh?) hemos decidido que ya está bien de tanto lamentarse, que ya está bien de dejar pasar, que ya está bien de que todo siga igual.

Por eso hemos decidido crear un grupo de amigos en forma de Asociación (en estos momentos, en trámite de registro y alta!) para empezar a cambiar las cosas.

No somos los únicos, claro. En Ferrol hay ya gentes que llevan dando el callo duramente desde hace años, algunos de forma paciente y callada, otros de manera más pública y festiva. Todos ellos tienen nuestra admiración y respeto y a todos ellos queremos rendir homenaje.

Pero aún queda mucho por hacer.

Los retos a los que nuestra ciudad se enfrenta en este momento son hercúleos. Tras casi 30 años de paralización económica tras el desastre que supuso la desmantelación de los astilleros y la mengua constante de la presencia de la querida Armada en Ferrol, lo que antaño era una ciudad pujante y bulliciosa no es ahora más que una sombra de lo que fué.

Y queremos que vuelva a serlo.

No vá a ser igual, claro. Nada es igual tras una debacle. Pero que no sea igual no quiere decir que no pueda ser mejor. Tenemos que aprender de nuestros errores, de nuestros vicios, de nuestras decisiones equivocadas. Tenemos que hacer las cosas de forma distinta porque haber intentado hacerlas igual sólo nos ha retrasado demasiado tiempo.

Tenemos que diversificar nuestra actividad económica, abriéndonos a sectores que hasta ahora simplemente no estaban en la mente de nadie. Uno de nuestros nuevos pilares económicos seguramente pueda ser el turismo; aquí estamos sobrados de naturaleza aún virgen, de zonas para la práctica del deporte, de playas y gastronomía, de cultura y tradición. Eso sin hablar de que Ferrol es, en sí misma y por su trazado, un grandioso monumento que puede recorrerse una y otra vez, sin límites.

Somos una ciudad amigable, abierta y cosmopolita, donde empresas de alto valor añadido (ingenierías, estudios, software, animación & gaming…) puedan atraer profesionales de alto nivel que valoren criar a sus hijos en un entorno amable, natural y seguro, con todos los servicios de una gran ciudad, pero sin ninguno de sus problemas.

Somos una ciudad donde la maestría y tecnología están en nuestro ADN. La univesidad, las escuelas militares, las escuelas de los astilleros… han formado y forman talento a raudales que ahora no estamos aprovechando en su totalidad.

Si, aún hay mucho Ferrol por hacer.

Pero también hay un Ferrol del día a día, más pequeño y cercano, que hay que resolver: baches eternos, señalización absurda, calles rotas, silveiras invadiendo calzadas…. pequeños grandes detalles que, si bien no te matan, si que te hacen la vida cotidiana muy molesta, sin necesidad alguna de que así sea.

Así que ahí estamos.

Ese es nuestro cometido: por una parte, vigilar y ayudar a administraciones y poderes públicos a que cumplan con su cometido, ayudar a otras organizaciones y empresas a generar actividad y recursos y realizar acciones directas de conservación, descubrimiento y puesta en valor del patrimonio, el medio y la cultura de la que vanagloriarnos aquí.

Queremos hacer cosas. Poco a poco, día a día, cosita a cosita. Pero vamos a hacerlas.

¿Te unes?

 

NOTA: la imagen es una fotografía de uno de los carteles promocionales de la Semana Santa de Ferrol 2010, obra de la agencia ferrolana Item-Aga